LOS JÓVENES, CON O SIN TITULACIÓN, SON UNOS DE LOS MÁS AFECTADOS POR LA CRISIS Y EL DESEMPLEO

Vie 24 Agosto de 2012

Desde UGT Andalucía, durante este mes de agosto, se ha elaborado un informe el que se pone de manifiesto que el 13% de las personas paradas andaluzas, tienen titulación universitaria.

 Desde UGT Andalucía, durante este mes de agosto, se ha elaborado un informe el que se pone de manifiesto que el 13% de las personas paradas andaluzas, tienen titulación universitaria.

Según datos del último trimestre, la categoría de “directores y gerentes” se ha visto incrementada su cifra de paro en un 0,68%, y la de “técnicos y profesionales científicos e intelectuales”, también ha aumentado el paro en un 0,23%. Sin embargo, las ocupaciones en las que más ha bajado el paro, han sido las que requieren un menor nivel de cualificación, como son las de los servicios de restauración y los vendedores, común 5,01% menos de paro, y la de los trabajadores del sector agrícola, ganadero, forestal y pesquero, con un 4,09% menos.

Muchos de estos jóvenes cualificados y la mayoría en la treintena, ven como, tras un largo tiempo en el desempleo, tienen que volver al hogar de los padres porque no pueden mantener su independencia debido a la situación en la que se encuentran.

Por otro lado, esta situación hace que muchos trabajadores jóvenes que tienen una alta cualificación y que además tienen experiencia, busquen trabajo fuera de España, lo que se conoce más vulgarmente como la “fuga de cerebros”. Y es que tras más de dos  décadas siendo positivo, el saldo migratorio exterior se tornó negativo en 2011. Por primera vez, los flujos de salida de extranjeros superaron los de entrada (en unas 30 mil personas). El otro hecho preocupante es que el saldo migratorio negativo de los nacionales se ha multiplicado por 10 (unas 20 mil personas).

A pesar de los datos referidos anteriormente, desde UGT Andalucía consideramos que la formación es la mejor aliada para obtener un puesto de trabajo, pero a la luz de los datos, creemos que es necesario que el mercado de trabajo dé oportunidades a aquéllas personas que se encuentran en paro, especialmente a los jóvenes, que han invertido en su educación y que luego no pueden insertarse en él de manera adecuada.

El empeño de mejorar la formación de los trabajadores no es suficiente si no se potencian los sectores y las ocupaciones que demandan esa formación. Por lo que no consiste únicamente en darla, sino en adecuarla a los requerimientos y en potenciar los sectores productivos que generen valor añadido, que son precisamente los que requieren un mayor nivel de cualificación.

COMENTARIOS

Identifícate o regístrate para poder realizar un comentario.