La reforma laboral no funciona, en un año ni ha creado empleo ni ha reducido el paro.

Lun 11 Febrero de 2013

En este mes de febrero se cumple un año de la puesta en marcha de la última reforma laboral, y tras conocerse los resultados de ésta, volvemos a reiterar que no ha funcionado, porque ni ha creado empleo, ni ha permitido frenar la destrucción de empleo. En cambio sí ha logrado que empeoren las condiciones de trabajo del conjunto de los trabajadores/as, disminuyendo la estabilidad en el empleo y reduciendo la calidad del mismo.

Como muestra están los datos acumulados desde febrero de 2012 a enero 2013, comparados con el mismo periodo del año anterior (febrero 2011 a enero 2012), la reforma laboral no ha hecho nada más que empeorar la situación, pudiéndose resumir, en la caída de la contratación en un 3,6%; la reducción total de contratos iniciales un 3,4%, la caída incluso, de la contratación temporal un 4,1% (obra y servicio, eventual, interinidad y prácticas); la desaparición de los  contratos de fomento de la contratación indefinida; la caída en las conversiones de los contrataos en indefinidos en un 10,1%, y la reducción en la contratación a personas con discapacidad (un 10,4% la indefinida y un 2,4% la temporal).

Incluso, el nuevo contrato que la reforma puso en marcha, es decir el contrato indefinido para emprendedores no ha dado ningún resultado significativo, a pesar de los beneficios que las empresas tienen por utilizarlo, ya que tan sólo ha supuesto un n 0,6% del total de contratos firmados, lo que supone un 7,6% del total de contratos indefinidos, y representan solo un 12,2% de los contratos indefinidos ordinarios (categoría en la que se encuadran). Además se ha proporcionado el dato de la cifra de estos contratos mes a mes, ni tampoco se puede saber periódicamente cuántos se acogen a bonificaciones o a incentivos fiscales

 

En cuanto a los datos generales de creación de empleo, ya hemos dicho que no genera empleo ni reduce el paro, porque cae el número de ocupados casi un 5% respecto al año anterior; aumentan los desempleados más de un 13% y además los el número de personas paradas registradas en los Oficinas de Empleo, entre enero de 2012, previo a la reforma laboral y enero de 2013, aumentó en 380.949 personas.

 

Lo que si ha provocado es un aumento masivo de despidos y expedientes de regulación de empleo, aumentando un 66 el número de expedientes de regulación, creciendo un 77% los expedientes, mientras los pactados lo hacen un 65% y además los despidos colectivos llevan a un incremento de trabajadores afectados del 46%.

 

Todos estos datos generales no hacen sino reflejar la ineficacia de una reforma laboral, que no está haciendo sino empeorando la situación de los trabajadores y trabajadoras de nuestro país, siendo necesario que se reconstituyan los derechos laborales perdidos con esta reforma y que se lleven a cabo otras políticas de estímulos  a la inversión y a la creación de empleo por parte del Gobierno, teniendo que cambiar radicalmente su postura de recortes y ajustes.

 

COMENTARIOS

Identifícate o regístrate para poder realizar un comentario.