Los desempleados de larga duración, que viajen fuera de España más de 90 días, perderán su tarjeta sanitaria.

Lun 13 Enero de 2014

El pasado 1 de enero, entró en vigor otra de las medidas que el Gobierno ha tomado sin tener en cuenta las necesidades de los trabajadores y trabajadoras. Esta medida consiste concretamente que, las personas paradas de larga duración que hayan agotado la prestación o el subsidio por desempleo y residan fuera de España más de 90 días en un año perderán el derecho a la cobertura sanitaria española. Esto afectará sobre todo a ciudadanos extranjeros de la UE.

  Esta limitación temporal para las prestaciones sanitarias está contemplada en los presupuestos generales del Estado para este año. Concretamente se trata de la disposición sexagésima quinta "Pérdida de residencia a efectos de prestaciones de la Seguridad Social. Concretamente se especifica que “… a efectos del mantenimiento del derecho de las prestaciones sanitarias en las que se exija la residencia en territorio español, se entenderá que el beneficiario de dichas prestaciones tiene su residencia habitual en España aún cuando haya tenido estancias en el extranjero siempre que éstas no superen los 90 días a lo largo de cada año natural…”

El Gobierno lo que ha explicado sobre esta reforma, defendiéndola por que según dicen, se trata de poner un limite temporal a la prestación sanitaria de la que hasta ahora gozaban "de por vida" los parados de larga duración, sin vinculación con el INEM, una vez que se marchaban de España.

Esta disposición establece un límite de 90 días para darse de alta como residente en ese otro país que será el que se responsabilice de su cobertura sanitaria. Además según dicen, el único propósito de la enmienda es regular la situación de muchas personas, la mayoría de ellas extranjeros de la UE, que en la época del boom del empleo, sobre todo en la construcción, cotizaron a la Seguridad Social, y que con la crisis perdieron su trabajo y regresaron a su país de origen.

Esta disposición, por tanto, no incluye a los jóvenes que estudian fuera, o los españoles que viajen por turismo. 

La TSE no es válida cuando el desplazamiento tenga la finalidad de recibir un tratamiento médico, ni tampoco es el documento adecuado cuando una persona traslada su residencia habitual al territorio de otro Estado miembro.

Cuando una persona pasa a residir a otro Estado, ese país se hace cargo de su cobertura sanitaria, al igual que ocurre con los españoles que son contratados fuera de España.

Desde UGT Andalucía, volvemos a reiterar nuestro rechazo ante medidas como ésta, llevadas por el Gobierno Central, que no hacen otra cosa, sino empeorar la situación de las personas que más necesitan ayuda en estos momentos, y son entre otros muchos colectivos, las personas paradas de larga duración. Continuamos pagando las consecuencias de la crisis, lo que menos culpa tenemos de que se haya producido, la clase trabajadora. 

COMENTARIOS

Identifícate o regístrate para poder realizar un comentario.