Tres de cada 10 andaluces viven por debajo del umbral de la pobreza.

Mie 28 Mayo de 2014

El 29,1% de los andaluces está por debajo del umbral de la pobreza, 8,7 puntos por encima de la media nacional, según los datos definitivos del 2013 de la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) del Instituto Nacional de Estadística (INE). Además del 55% de los hogares no pueden afrontar imprevistos.

 Por hogares, los andaluces también están entre los que se encuentran en peor situación. El 23,4 por ciento manifiesta llegar a fin de mes con mucha dificultad, casi siete puntos por encima de la media nacional, lo que sitúa a la región con la tercera con más dificultades en este sentido, por detrás de Ceuta y Murcia. Además, en el 57,4 por ciento de los hogares de la región no pueden permitirse ir de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año.

   Por otro lado, el 55 por ciento no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos, 14 puntos más que la media del país. Además, en el 11,7 por ciento de los hogares andaluces se cometen retrasos en los pagos relacionados con la vivienda principal (hipoteca o alquiler, recibos de gas, electricidad, comunidad, entre otros).

INGRESOS

   En cuanto a los ingresos, el ingreso medio anual neto por persona se cifra en Andalucía en 8.408 euros, frente a la media nacional de 10.531 euros.

   Asimismo, la renta media por hogar se cifra en 22.450 euros, más de 2.000 euros más que la media nacional, cifrada en 26.775 euros.

CARENCIAS MATERIALES

   El informe del INE indica que un siete por ciento tiene carencias materiales severas. Asimismo, un 5,5 por ciento de hogares andaluces no puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado al menos cada dos días; un 8,4 por ciento no puede permitirse mantener la vivienda con una temperatura adecuada; un 6,3 por ciento no puede permitirse disponer de un automóvil; y un 9,5 por ciento no puede permitirse disponer de un ordenador personal.

   Asimismo, un 23,4 por ciento de hogares andaluces reconocen que tiene  muchas dificultades para llegar a fin de mes, un 23 por ciento tiene dificultad; un 27,1 por ciento tiene cierta dificultad; un 17,7 por ciento de hogares tiene cierta facilidad para llegar a fin de mes; un 8,3 por ciento tiene facilidad para llegar a fin de mes; y un 0,6 por ciento de hogares asegura que tiene mucha facilidad de llegar a finales de mes en la Comunidad.

   Un 9,9 por ciento de hogares en Andalucía sufren escasez de luz natural, un 16,1 por ciento de hogares padecen ruidos producidos por vecinos o del exterior; un 8,3 por ciento sufre problemas de contaminación y otros problemas ambientales; un 11,7 por ciento de hogares reconoce que sufre problema en su entorno de delincuencia o vandalismo; mientras que un 68 por ciento asegura que no padece ningún problema en ese sentido.

DATOS NACIONALES

   A nivel nacional, la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social en España volvió a aumentar el año pasado consolidando así la tendencia ascendente de los últimos años, hasta alcanzar al 27,3 por ciento de la población, un 2,6 por ciento más que en 2009, según la Encuesta de Condiciones de Vida del INE difundida este martes.

   La tasa se calcula siguiendo el indicador europeo Arope, que combina distintas variables que van desde los ingresos o la intensidad en el empleo hasta la capacidad de los hogares para afrontar determinados gastos, como mantener caldeada la casa en invierno o pagar a tiempo los recibos.

   Según el desglose del INE, de ese 27,3 por ciento de la población en riesgo, el 20,4 por ciento está directamente en riesgo de pobreza, el 6,2 por ciento se encuentra en una situación de privación material severa y el 15,7 por ciento está afectada por baja intensidad en el empleo.

   Por colectivos, repunta la pobreza infantil, que afecta ya al 31,9 por ciento de los menores de 16 años. En 2010 la tasa alcanzó su punto álgido con un 32,6 por ciento y comenzó a bajar durante los dos años siguientes hasta quedarse en un 31,4 por ciento en 2012, cinco décimas menos que en el año posterior.

   También crece el riesgo en la población comprendida entre 16 y 64 años de edad, pasando del 29 al 29,5 por ciento en un año. La tasa para este colectivo era del 23 por ciento en el año 2009, siendo así el que ha experimentado un mayor aumento durante el último lustro en España.

   Por el contrario, desciende un dos por ciento la tasa de riesgo de pobreza y exclusión social entre las personas mayores de 65 años y se queda en un 14,5 por ciento en 2013 frente al 16,5 registrado en el año anterior. En total, la tasa en los mayores ha disminuido un 10,4 por ciento entre 2009 y 2013.

 

COMENTARIOS

Identifícate o regístrate para poder realizar un comentario.