Los datos constatan que la apuesta de empresarios y administración por la industrialización de Andalucía no es real

Lun 20 Octubre de 2014

El pasado viernes se publicaron, por parte del Instituto Nacional de Estadística, las cifras relativas al volumen de actividad industrial en España. Desgraciadamente, los datos no hacen más que poner de manifiesto lo que, desde UGT Andalucía, venimos históricamente denunciando: ni empresarios ni gobernantes creen en la industrialización de nuestra tierra.

 Durante el mes de agosto, en términos interanuales, la cifra de negocios del sector industrial andaluz apenas se incrementó en un 1,6%. No podemos dejarnos engañar por el signo positivo de esta cifra ya que, en este sentido, algunos de nuestros dirigentes ya se han abalanzado a jactarse de este leve incremento, especialmente teniendo en cuenta que, durante el mismo periodo, a nivel estatal la cifra de negocios se redujo en un 1,4%.

Pero más allá de lanzar las campanas al vuelo, aprovechando una cifra tremendamente coyuntural, de lo que se trata es de ser responsables con Andalucía. Un incremento de apenas un punto y medio no puede, en ninguno de los sentidos, traducirse, ni servir como argumento, para justificar una decidida apuesta por la industrialización de Andalucía. No hay más que observar los datos obtenidos por otras Comunidades Autónomas para constatar, de forma evidente, lo relativo del incremento obtenido por Andalucía.

En este sentido, es obligatorio reseñar las cifras obtenidas por regiones como Murcia (20,4%) o Asturias (13,8%), que si demuestran como, tras ellas, hay una voluntad política de apostar por el sector industrial. En el bando contrario, una vez más, encontramos a Canarias, donde la caída del volumen de actividad del sector, durante los últimos doce meses, ha alcanzado casi el 28%.

Especialmente preocupante es el hecho de que, a pesar de registrar Andalucía un incremento de la entrada de pedidos del 6% en el último año, este solo ha servido para aumentar nuestro volumen de actividad en un 1,6% lo que, nuevamente, pone de manifiesto la ineficaz gestión de una clase empresarial andaluza.

Del mismo modo, el INE también ha publicado los datos sobre volumen de actividad del sector servicios. Casualmente, en este apartado Andalucía obtiene un incremento interanual del 3,9%, cifra que multiplica por cuatro la obtenida a nivel estatal (1,0%). También es esta materia destaca Canarias, donde las cifras de negocio de su sector comercial se incrementó, durante los últimos doce meses, en un 5,6%.

Además de poner de manifiesto la voluntad política de seguir encajonando a la economía andaluza en el sector terciario, también es necesario denunciar como, incluso en este sector, la pésima gestión de nuestro empresariado, consentida y propiciada por las nuevas normativas laborales, han conllevado que un aumento de la actividad de casi el 4% apenas conlleve una mejora de las cifras de ocupación de 1,9% en nuestra Comunidad Autónoma.

Nuestra Comunidad Autónoma precisa de un nuevo modelo productivo, de una nueva forma de encarar la economía en la que la industria sea la gran protagonista. A ello nada ayuda los anuncios unilaterales de empresas como Ence de “pegar el cerrojazo” a sus plantas de producción, permitido por la nueva legislación laboral. Andalucía debe ser un ejemplo a seguir, un enganche para que proyectos industriales de fuera quieran venir aquí a llevar a cabo sus iniciativas.

UGT Andalucía continuará luchando y movilizándose, como siempre ha hecho, en defensa de nuestro sector industrial. Somos sabedores de que, en el medio y largo plazo, solo una economía basada y sustentada en una industria fuerte y generadora de empleo de calidad, es capaz de asegurar su viabilidad futura y, de esta forma, propiciar mejores y más justos niveles de desarrollo socioeconómico.

COMENTARIOS

Identifícate o regístrate para poder realizar un comentario.