UGT y CCOO demandan la subida del SMI y del IPREM para 2015

Mar 18 Noviembre de 2014

​UGT y CCOO han enviado sendas cartas al Gobierno con sus propuestas de mejora del SMI y del IPREM para el año 2015 y para instarle a iniciar las negociaciones que impulsen su mejora. Ambas organizaciones reclaman una subida progresiva del SMI para que en enero de 2016 llegue a los 800 euros y se acerque al 60% del salario medio neto, tal y como recomienda la Carta Social Europea suscrita por España. Además, ante la decisión del Gobierno de congelar por quinto año consecutivo el IPREM, UGT y CCOO exigen la mejora de este indicador para que garantice, como mínimo, el mantenimiento de su valor real a lo largo del tiempo, mediante un mecanismo que cada año corrija la posible desviación entre el IPC real y el incremento inicial del IPREM.

 UGT y CCOO han enviado sendas cartas a la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, con sus propuestas para una mejora tanto del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) como del Indicador Público de Rentas de Efecto Múltiple (IPREM) para el año 2015, además de instarle a iniciar las negociaciones para impulsar su mejora. 

En relación al SMI, ambas organizaciones reclaman que se acerque al 60% del salario medio neto, tal y como recomienda la Carta Social Europea suscrita por España. En concreto, UGT y CCOO proponen incrementar el SMI para que en enero de 2016 alcance los 800 euros, a través de un incremento del 12,5% en enero de 2015, para llegar a los 725 euros, y un aumento del 10,25% en enero de 2016 para llegar a los 800 euros.

Desde el año 2000 hasta el 2012, el SMI experimentó una continua mejora pero en los últimos cinco años ha perdido 5,4 puntos de su capacidad adquisitiva, debido al incumplimiento del procedimiento y los criterios para fijar el aumento del salario mínimo, que se reflejan en el artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores, y de la obligatoriedad de realizar consultas previas a su fijación con las organizaciones sindicales y empresariales más representativas.

Por ello, UGT y CCOO reclaman esta subida para preservar la protección de las personas que se encuentran en situación de desempleo, así como para mejorar el poder adquisitivo de la población que recibe un salario menor y cuyas condiciones de vida se han ido deteriorando a medida que ha transcurrido la crisis.  

En relación al IPREM, ambas organizaciones reclaman que se aborde la negociación planteada por el Real Decreto Ley 3/2004 sobre los criterios para la revisión de este indicador, con el fin de que garantice, como mínimo, el mantenimiento de su valor real a lo largo del tiempo, mediante un mecanismo de actualización automática que cada año corrigiese la posible desviación entre el IPC real y el incremento inicial del IPREM.

Desde su creación en 2004, este indicador ha evolucionado al ritmo marcado por el objetivo de inflación del Banco Central Europeo (2%), o incluso por encima. Sin embargo, su moderación en 2010, al 1%, y su posterior congelación desde entonces ha provocado una creciente pérdida que, hasta 2014, se sitúa en 6,3 puntos. 

En este sentido, en el proyecto de PGE 2015, el Gobierno congela el IPREM por quinto año consecutivo, lo que supondrá una nueva pérdida de su poder adquisitivo hasta alcanzar los 7,2 puntos.

Por ello, UGT y CCOO instan al Gobierno a impulsar la mejora de este indicador, ya que esta nueva congelación significa una depreciación que tendrá consecuencias muy negativas en la política de protección social por desempleo, entre otras, tan cruciales en estos momentos para la recuperación de nuestro país.

COMENTARIOS

Identifícate o regístrate para poder realizar un comentario.