La reducción y eliminación de las becas obliga a muchos alumnos a abandonar sus estudios

Mie 21 Enero de 2015

La educación no es una prioridad para el Gobierno del PP. Su política en esta materia nos lleva a la época predemocrática, con reducciones constantes del presupuesto y el recorte y eliminación de numerosas becas y ayudas, como los gastos de escolarización, el material escolar, los gastos de desplazamiento o de movilidad o las ayudas al estudio para familias con rentas bajas.

 Así lo denuncia UGT en su informe “Becas y Ayudas al Estudio. Fin de la equidad”​, donde vuelve a rechazar esta política injusta, discriminatoria y desigual, que impide a muchos estudiantes continuar con su educación por no poder costearla, rompiendo así el objetivo de conformar un sistema donde la educación, como derecho, se rija por los principios de equidad e igualdad de oportunidades. Por ello, UGT reclama una ley de financiación del sistema que establezca un mínimo de inversión para garantizar la oferta formativa, así como una política de becas más eficaz y establecer unos objetivos compartidos a través del Pacto Social y Político por la Educación, con la participación de los interlocutores sociales y la comunidad educativa, algo que hasta la fecha brilla por su ausencia. 

 

La Educación en nuestro país no es una prioridad para el Gobierno del PP. Sus políticas en esta materia nos retrotraen a la época predemocrática, reduciendo el presupuesto desde 2011 un 19% (un 70% en Universidades), catalogando al alumnado por el talento, separándolos por género, eliminando la asignatura de Educación para la Ciudadanía e imponiendo la Religión, etc.

 

Así lo denuncia la Unión General de Trabajadores en su informe “Becas y Ayudas al Estudio. Fin de la equidad”, donde señala que en este periodo se han eliminado numerosas ayudas o becas, se han endurecido los requisitos de acceso y las cuantías han disminuido notablemente, causando graves perjuicios al alumnado que quiere continuar con sus estudios, que se ve obligado a dejarlos o irse fuera. 

 

El Gobierno ha eliminado ayudas como los gastos de escolarización, del material escolar, los gastos de desplazamiento y movilidad, etc. lo que hace que, pese a que hay un mayor número de becarios, ya que hay más estudiantes, las becas sean insuficientes, mínimas o, en muchos casos, nulas, además de haber endurecido los requisitos de acceso.  

 

Como ejemplo, un estudiante de ciclo de Grado Superior (con la LOE), en el curso escolar 2012/2013 podía recibir casi 7.000 euros de beca mientras que en el curso actual, el 2014/2015, puede optar, como mucho, a percibir poco más de 4.500 euros.

 

UGT vuelve a rechazar esta política, que es injusta, discriminatoria y ahonda en la desigualdad, rompiendo el objetivo de conformar un sistema donde la educación, como derecho, debe regirse por los principios de equidad e igualdad de oportunidades. 

 

Además, este recorte se ha realizado de manera unilateral, negando la participación y la negociación de los interlocutores sociales al no convocar el Observatorio Universitario de Becas, Ayudas al Estudio y Rendimiento Académico para tratar esta materia. 

 

La Unión General de Trabajadores defiende una educación pública, gratuita, laica, integradora e intercultural, crítica, científica y de calidad, con carácter de servicio público, como elemento de construcción de una sociedad de convivencia, para lo que la política de becas y ayudas al estudio tiene que ser una prioridad para el Gobierno. 

 

En este sentido, es prioritario incrementar el esfuerzo presupuestario en educación, promoviendo la elaboración de una ley de financiación del sistema que establezca un mínimo adecuado de inversión para garantizar la oferta formativa, incrementándose hasta alcanzar la media europea.

 

Así conseguiremos una financiación suficiente y tendente a la gratuidad en las ayudas para libros de texto y material escolar que dé cumplimento al objetivo de las mismas, la compensación de desigualdades socioeconómicas y la garantía de equidad y de igualdad de derechos y oportunidades.

 

El sindicato demanda desarrollar una política más eficaz de becas y ayudas al estudio y dar cumplimiento a las distintas sentencias del Tribunal Constitucional que ponen de relieve “que el sistema de becas es un instrumento del sistema educativo dirigido a hacer efectivo el derecho a la educación”. 

 

Toda persona debe tener acceso a la enseñanza, incluida la universitaria, a través de becas o ayudas. Por ello, es necesario realizar un estudio, por parte del Observatorio Universitario de Becas, Ayudas al Estudio y Rendimiento Académico, en el que se analice el impacto de las nuevas políticas introducidas por el Gobierno en el sistema de becas y ayudas al estudio.

 

Además, resulta fundamental establecer unos objetivos generales compartidos desde los principios de equidad, a través del Pacto Social y Político por la Educación, con la participación de los interlocutores sociales y la comunidad educativa, actores implicados en la educación, con el fin de adquirir un compromiso decidido y claro por la educación pública en todas y cada una de la etapas y niveles educativos.

COMENTARIOS

Identifícate o regístrate para poder realizar un comentario.