Únicamente 1669 empresas andaluzas realizaron algún tipo de actividad para la innovación tecnológica

Jue 29 Enero de 2015

La publicación de los datos relativos a la Encuesta sobre Innovación en las Empresas, llevada a cabo por el Instituto Nacional de Estadística (INE), pone de manifiesto que, uno de los males endémicos del tejido productivo andaluz, lejos de empezar a solucionarse, no hace más que agravarse durante los periodos de crisis.

 Son muchas las veces que, desde nuestro Sindicato, hemos alertado de que la única forma de salir de la actual situación de crisis económica es a partir de una apuesta decidida por la reactivación económica, por la creación de empleo de calidad y por la puesta en marcha de las bases de un nuevo modelos productivo con dos claros protagonistas: industrialización e I+D+i.

Desgraciadamente, los datos que hemos conocido esta semana no hacen más que confirmar lo que ya veníamos denunciando, el empresariado andaluz no es capaz de darse cuenta, o no quiere hacerlo, de que la forma de mantener la viabilidad de su proyecto, en el medio y largo plazo, es a través de una importante mejora de la competitividad vía I+D+i.

 En lugar de ello, cuando a un empresario andaluz se le habla de la necesidad de mejorar sus niveles de competitividad siempre lo traduce en lo mismo, en una reducción del denominador y, por ende, en minorar sus plantillas y despedir a más y más trabajadores. Mucho tiene que aprender nuestro tejido productivo de otros empresarios que, sin que nadie tenga que decírselo, siempre están inmersos en procesos de mejora de la competitividad de sus empresas pero, lógicamente, no reduciendo el denominador de la fórmula, sino incrementando el numerador, es decir, logrando producir más, siendo más eficientes, innovando en productos y procesos y logrando crear puestos de trabajo de calidad.

A lo largo del pasado 2013, últimos datos disponibles, únicamente 1.669 empresas andaluzas, el 10% de las que invirtieron en el Estado, llevaron a cabo algún tipo de actividad para la innovación tecnológica. Además, el montante total invertido en este apartado ascendió a apenas 874 millones de euros lo que, de esta forma, reduce hasta el 6,6% el peso total de Andalucía en el conjunto estatal.

Los recortes presupuestarios y los problemas económicos se han traducido en prácticamente un abandono total de las prácticas innovadoras de nuestras empresas.

De esta forma, en el periodo comprendido entre 2011 y 2013, ambos inclusive, sólo 5.444 empresas andazas invirtieron algo en innovación. De ellas, sólo el 32,9% lo hicieron en innovación tecnológica mientras que, el colectivo más mayoritario (67,10%) estuvo conformado por las empresas cuyas actividades innovadoras no tuvieron carácter tecnológico.

Nuestro Sindicato defiende otra forma totalmente opuesta de entender la economía y las medidas anticrisis. Abogamos por la reactivación económica, por la creación de empleo de calidad, por la industrialización de la economía andaluza y, fundamentalmente, por una decidida apuesta por la investigación, el desarrollo y la innovación.

COMENTARIOS

Identifícate o regístrate para poder realizar un comentario.